Consejos para acabar con malos olores en tuberías

Consejos para acabar con malos olores en tuberías
Los hedores en las tuberías son la consecuencia de suciedad en su interior, suciedad orgánica que es producida a su vez por una utilización negligente de las instalaciones. Sin embargo, los operarios se encuentran a veces con fregaderos o sanitarios bien cuidados por sus actuales propietarios, pero que se resienten por si antigüedad o por un mal uso por parte de los anteriores inquilinos. Le facilitaremos en este post consejos para acabar con malos olores en tuberías, asesoramiento con el que será posible actuar mediante productos inofensivos tanto para Vd. como para sus instalaciones.

Entre los productos naturales más indicados para evitar malos olores en cañerías, está el café. Sus posos pueden resultar unos desatascadores muy indicados, aunque será un trabajo progresivo. El usuario deberá dejar, a diario, un grupo de posos, compactados o no, sobre el sumidero de la fregadera o de la instalación que necesite limpieza en sus tuberías. No es un método que funcione siempre, especialmente si se trata de enfrentar atascos por acumulaciones muy incrustadas o muy densas.

Cuando los malos olores en las tuberías se producen por tapones que no puede disolver el café, podemos optar por técnicas como la que se sirve de combinar levadura química con vinagre. Este último producto contiene ácido acético, que al mezclarse con la levadura reaccionará para reblandecer y atacar las incrustaciones de origen orgánico. Debe dejarse que la efervescencia haga su función durante un rato lo bastante prolongado: unos 15-20 minutos. Después de ese tiempo se echará agua caliente con sal. Así se conducirán hacia los bajantes los residuos de la mezcla y también la suciedad degradada. Cuando este método no da resultado puede recurrirse a la sosa, aunque en muchos casos lo más indicado es ponerse en contacto con profesionales que llevarán a cabo limpieza de tuberías con agua a presión.